Blog padres

4 Pasos para adaptar tu hogar al Método Montessori

Viernes, 30 Agosto 2019
Te explicamos cómo adaptar tu hogar al método Montessori con pautas que puedes implementar fácilmente, ¡toma nota!
Ya han pasado más de 100 años desde la fundación de la primera "Casa de los Niños" en Roma , en 1907, donde nacieron muchos de los fundamentos que posteriormente la Doctora María Montessori utilizaría para elaborar este método pedagógico, que cada día está más extendido desde entonces.

Asistir a una escuela Montessori puede resultar complicado para algunos niños, ya que en algunos países todavía es difícil encontrar escuelas de este tipo, aunque cada vez más ya se aplica en la enseñanza pública. ¡Pero no todo está perdido! El Método Montessori puede aplicarse a casa, esta filosofía pedagógica, basada en despertar el potencial que hay en el interior de cada niño (o adolescente), está al alcance de todos.

¿Quieres saber cómo adaptar a tu hogar el Método Montessori? Te daremos los cuatro pasos fundamentales para que puedas hacerlo.

Es posible que si nunca has oído hablar del Método Montessori estés pensando que algunos de estos puntos puedan sonar radicales en comparación con los sistemas educativos más tradicionales, en este artículo puedes encontrar más información al respecto, y conocer más de este movimiento educativo .

1. La actitud es imprescindible

Como ya hemos dicho en algunas ocasiones, la actitud hacia el niño es vital en la aplicación del Método Montessori, sin este punto de partida, lo demás no tiene sentido. En este método pedagógico, se parte de las siguientes ideas principales en el tratamiento hacia los niños y adolescentes:
  • Son absolutamente válidos intelectualmente
  • Sus opiniones y decisiones merecen tanto respeto como las de un adulto
  • No se aplican castigos, el aprendizaje se produce mediante auto-corrección
  • Tanto si se equivoca como si consigue algo, el niño debe ser animado siempre a continuar explorando y aprendiendo
  • Nunca se debe desanimar a un niño cuando se equivoque
  • Si se aplicará una corrección, se aplicará razonando y con mucho respeto
  • Si hay que decir algo que no es positivo sobre el niño, no se dirá delante de él
  • Nunca se debe ridiculizar ni menospreciar a un niño aunque haga algo mal
  • Los niños deben ser libres para moverse libremente y actuar libremente dentro de su espacio
  • Se ha de ofrecer ayuda sólo cuando se necesite o se requiera, nunca innecesariamente
  • No hagas por el niño lo que puede hacer por sí mismo, permite que se valga por sí mismo

El objetivo del Método Montessori es despertar el potencial que hay dentro de cada niño, y eso no se consigue con una actitud sobreprotectora y con miedo, sino con una profunda empatía, afecto, respeto y valoraciones por sus capacidades.

2. Zona de juegos de tamaño apropiado

Antes de pensar que se debe montar una habitación y llenarla de juguetes, debes tener en cuenta lo que significa una zona de juegos, o una zona para niños en el Método Montessori.

¿Por qué un espacio para los niños?


La zona designada cumple la función de ser un espacio donde el niño pueda explorar libremente, sin restricciones, por eso debe ser un espacio acotado dentro de la vivienda, y no la vivienda completo.

Aunque intentes adaptar tu vivienda completa, hay zonas en las que un niño no debería acceder nunca, como un armario con lejía u objetos afilados; y si cierras simplemente este armario ya no se estaría cumpliendo la norma de que debe poder explorar libremente; es por ello que debe ser un espacio determinado que sea exclusivamente para los niños.

Este espacio, debe estar libre de riesgos como los mencionados anteriormente para fomentar su curiosidad y permitir la exploración al completo de la sala; además, debe contener los materiales necesarios para su aprendizaje, del que hablaremos más adelante; y estar adaptada para los niños: debe ser adaptada a su medida.

Sin una actitud correcta, el resto no servirá de nada, así que empieza por aquí, y mira adaptando su espacio a su medida según tus posibilidades

Un espacio a su medida

Puede resultar muy obvio, pero el se viviendas no están diseñadas para los niños, como mucho hay algunos muebles adaptados para su uso, pero en líneas generales son para adultos, y todo tiene tamaños para ser utilizado por un adulto. Es aquí donde radica la importancia de que no estamos hablando de que se ha de adaptar las zonas de la casa para que sean seguras para los niños , que también es necesario, sino que tengan un espacio concreto dentro de la casa diseñado por los niños.

Lo más sencillo es que sea su propia habitación, ya que debe ser un espacio cómodo, con mobiliario adaptado a su medida, y que contenga espacios donde pueda ordenar todas sus pertenencias, materiales y juguetes.

No, no hemos dicho que tú tengas que ordenarlo, recoger y limpiarlo, esto formará parte de sus responsabilidades dado que es su propio espacio; seguramente deberás ayudar un poco, sobre todo al principio, pero ese espacio es su espacio en todos los sentidos, así que su mantenimiento en líneas generales también pertenece al niño.

Esto está muy relacionado con el desarrollo del sentido del orden, que se produce durante los primeros periodos sensibles de los niños; en muchos hogares existe un conflicto constante para que no recogen sus cosas, y esto en gran parte se debe a que no se ha aplicado esto desde pequeños. Es frecuente que las habitaciones de los niños tengan mobiliario para adultos y no puedan ordenar sus cosas con facilidad, colocar sus juguetes, para hacer la cama que está pegado a la pared debe moverse y es demasiado pesada, no llegan para limpiar las estanterías, ni limpiar la habitación, de esta manera algunos padres esperan que recojan por ejemplo su ropa, sus libros escolares, y ya está, por eso es mucho más difícil aprender a desarrollar su sentido de la orden.

3. Plantas y espacios al aire libre

Este es un punto que no puede faltar en un aula Montessori, pero puede no ser tan sencillo de conseguir en casa. No en todas las viviendas existe la posibilidad de tener un patio propio, o un espacio al aire libre que cuente con las herramientas y medidas necesarias para poder aplicar el Método Montessori correctamente.

Flores y Plantas de interior

Al margen de que se disponga o no de patio, las plantas son un requisito que no debería faltar en un habitáculo con niños, no en la habitación directamente, pero si en un patio o una zona accesible. Es importante dentro de la vivienda contar con algunas plantas de interior, sobre todo si tienen flores, para que puedan aprender a cuidarlas, las vean crecer, desarrollen el amor y aprecio por la naturaleza, y fomenten la curiosidad y los sentidos.

Patio y huerto

Si el hogar cuenta con un patio, una genial idea es no sólo tener plantas, sino contar con una zona para poder establecer un pequeño huerto. Tener plantas comestibles, y que después ellos mismos puedan disfrutar del fruto de su trabajo degustando sus vegetales cultivados de forma casera, es simplemente genial!

La idea de esto no es convertir a los niños en granjeros ni enseñarles a labrar un campo, es fomentar su amor por la naturaleza, que aprendan a entender los procesos naturales, y una vez lleguen a la adolescencia que puedan desarrollar su sentido del trabajo.

4. Materiales

Los materiales Montessori parece que tengan que ser el aspecto más costoso a la hora de aplicar el Método Montessori en casa, pero la gran mayoría de ellos se pueden hacer de forma casera, muchos con materiales sobrantes que ya hay en la mayoría de las casas, y hacerlos con los niños puede ser una gran experiencia.

Aunque existen materiales Montessori para todas las edades, son especialmente importantes los de los primeros períodos sensibles, ya que según van creciendo serán sustituidos por libros y proyectos imaginativos que el niño irá escogiendo en función de sus inquietudes.

Para las edades iniciales, es posible realizar fácilmente en casa bastidores de botones, paneles de psicomotricidad etc, en Pinterest es muy fácil encontrar diseños caseros de materiales Montessori , y en páginas como tigriteando.com puedes encontrar también algunos diseños.

Aunque los materiales Montessori que puedas adquirir directamente puedan tener un acabado más profesional y estar diseñados con materiales más resistentes, piensa que estamos haciendo Montessori en casa, no en el aula y no necesitamos juguetes que tengan que durar 10 años, así que vale la pena fabricarlos con tus hijos.

en resumen

Para aplicar el Método Montessori en casa no hace falta un gran despliegue de medios como puedes ver, la mayoría de los materiales necesarios pueden fabricarse de forma casera, y conseguir mobiliario del tamaño de los niños en el caso de que sea necesario, es muy sencillo.
  • Zona de juegos adaptada
  • Plantas o patio si es posible
  • Materiales Montessori

Pero sobre todo queremos que te quedes con el punto más importante de todos: La actitud hacia el niño es el punto principal de partida para la aplicación del Método Montessori. Sin una actitud correcta, el resto no servirá de nada, así que empieza por aquí, y mira adaptando su espacio en la medida de tus posibilidades.
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio, en función de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.