Blog profesores

Fomentando la Lectura en Clase: Ejercicios y Actividades recomendadas

Viernes, 12 Abril 2019
"Lee todos los libros que puedas, hay mucha gente que ha vivido y muerto antes que tú, y nunca te encontrarás con un problema que sea nuevo sobre lo que alguien, en algún lugar, no haya escrito la respuesta en un libro". Will Smith.
"Lee todos los libros que puedas, hay mucha gente que ha vivido y muerto antes que tú, y nunca te encontrarás con un problema que sea nuevo sobre lo que alguien, en algún lugar, no haya escrito la respuesta en un libro." Will Smith.

Con esta peculiar frase, el actor Will Smith nos explicaba su punto de vista personal por el que es tan importante leer todo lo posible.
La lectura es uno de los hábitos más accesibles, educativos y beneficiosos que existen para todas las edades, por eso es tan importante que los niños adquieran este hábito lo antes posible, y por eso la escuela juega un papel fundamental. Repasamos a continuación las razones por las que leer es tan importante para los alumnos, y los puntos a considerar para fomentar la lectura desde el aula.


La importancia de la lectura en primaria

La lectura es una herramienta de aprendizaje esencial, tanto si se trata de libros específicamente didácticos como de libros convencionales. La cantidad de información que atesora entre sus páginas es una de las fuentes de conocimiento más importantes. Leer ayuda a los alumnos no sólo a aprender el material del propio texto o los valores que esconden, sino también a mejorar indirectamente:
  • Memoria
  • Imaginación
  • Escritura
  • Vocabulario
  • Habla
  • Conocimiento del mundo


En definitiva la lectura es una herramienta imprescindible dentro y fuera del aula, que se ha de trabajar el máximo, y hacer que los alumnos desarrollen el amor por la lectura lo antes posible y utilizando todas las herramientas que el docente tenga al alcance.


Cómo fomentar la lectura en primaria

Una vez hemos visto las razones por las que el hábito de leer es tan importante, vamos a ver a continuación las consideraciones que se deben tener en cuenta para fomentarlo, así como las actividades para ponerlo en práctica.


Comprobar que no existen problemas previos

Es importante que antes de fomentar la lectura en un grupo de alumnos, el docente se asegure de que no existan problemas de lectura y escritura, tales como dislexia, disgrafía o disortografia. Al tratarse de alumnos de primaria, en el caso de darse alguno de estos problemas, es muy posible que la familia del alumno y el propio alumno ya estén al corriente de esta dificultad. En este caso se deberá solicitar toda la información a sus familiares para personalizar el aprendizaje y las tareas del alumno. Es posible también que los problemas como la dislexia no hayan sido diagnosticados previamente, en este caso se deberá realizar un análisis y observación de la clase que permita detectar estas situaciones y tomar medidas al respecto.


No limitarse a libros de texto

Para cualquier docente es un problema conocido que la mayoría de los alumnos se aburren cuando tienen que leer libros de texto, ya que la densidad de la materia y la narrativa que ofrecen resulta tediosa. Intentar fomentar la lectura con libros de texto escolares no es recomendable ya que sólo son una herramienta de estudio, e incluso su hostilidad es muy debatida dentro de la comunidad educativa, y puede acabar provocando un bajo interés y motivación en los alumnos y no terminen desarrollando todo el potencial que la lectura ofrece. Partiendo de esta base, para fomentar la lectura en el aula se debe escoger libros adaptados a las edades del grupo, que contengan información, historias, valores y mensajes que posteriormente puedan también ser trabajados en el aula, al igual que se haría con películas .


Sus libros favoritos

Los libros recomendados en clase no siempre son los preferidos de los niños por motivos evidentes, por eso es importante que además de los que se quieran incluir obligatoriamente en el programa educativo por razones determinadas, haya un espacio para que los alumnos puedan elegir sus propios libros . Que puedan elegir ellos mismos los libros que quieran leer, que los títulos sean escogidos entre toda la clase, y puedan recomendar ellos mismos sus obras preferidas, abre una nueva puerta al interés de los alumnos por la lectura, y puede dar lugar a conversaciones muy interesantes en el grupo. Lejos de pensar que un determinado libro pueda no ser útil para enseñar a los alumnos, hay que pensar que en el simple hecho de leer ya tiene una gran cantidad de beneficios, y que serán mucho mejor aprovechados si los niños disfrutan de su lectura que si leen por obligación un libro que no les gusta.


Libros en lugar de deberes

La sobrecarga de deberes a los que en ocasiones se someten los estudiantes es en la mayoría de los casos contraproducente, y además de no permitirles realizar ninguna actividad para disfrutar de su tiempo libre, produce estrés, ansiedad, y llega a fomentar el abandono escolar .
Disminuir la cantidad de deberes a realizar en casa, y sustituirlo por libros que deben leer en periodos de tiempo determinado para favorecer que adquieran el hábito de leer diariamente, alivia las tareas y permite que los alumnos realicen algo igualmente enriquecedora.


Trabajar los libros en clase

Hay una gran cantidad de posibilidades que permiten trabajar los libros que se han leído previamente en el aula, algunas ideas pueden ser:
  • Resumir el libro de forma verbal o escrita
  • Debatir el contenido del libro en clase
  • Representar fragmentos del libro en forma de teatro
  • Dibujar escenas del libro
  • Designar horas de lectura en clase
  • Celebrar el día / semana del libro
  • Jugar a identificar fragmentos del libro
  • Olimpiadas de lectura
  • Escribir sus propios relatos
  • Ver películas sobre la misma temática


La importancia de trabajar los libros en clase mediante actividades variadas, no sólo hace que los estudiantes estén más atentos a los detalles de la lectura, sino que además permite desarrollar otras capacidades como hablar en público, escribir, o la imaginación, que de una otra manera no sería posible. El único punto importante es no convertir el ejercicio de la lectura en un trabajo tedioso, que resulte aburrido y ejerza presión psicológica sobre el alumno, sino con una actividad que realmente disfruten.


En resumen

La lectura y fomentar el aprecio a esta actividad vital es un reto de elevado interés dentro de cualquier programa educativo, y la gran cantidad de beneficios que tiene en todos los aspectos de la vida presente y futura de los niños la convierte en imprescindible. Es importante hacer que leer no sea una tarea aburrida, sino que sea visto como una actividad divertida y enriquecedora para fomentar que acompañe a los alumnos durante toda su vida.
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio, en función de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.